Alcanza tus Metas en… unos cuantos pasos

rockyRecientemente nos encontramos con listados (incluso en este blog) para conseguir prácticamente cualquier cosa: 10 planes para este fin de semana, 6 formas de bajar de peso, las 3 cosas que deberías estar haciendo ahora mismo, y más… muchas más.

Si bien hacer listados es una herramienta realmente útil y efectiva (y hablaremos más de esto en este post), cuando se trata de temas tan personales como las METAS no existe una fórmula exacta.

Sin embargo, después de una interesante búsqueda, he reunido los consejos más comunes y hasta alguna discrepancia de opiniones. Empezamos…

1. Para empezar, es importante identificar la naturaleza de tu META y definirla:

¿Estás por establecer una meta personal, profesional, financiera, familiares, artísticas, físicas, ocio, filantrópicas, social?

Toma notas, sé específico, velo a largo plazo (para empezar). Más adelante esto te permitirá establecer los tiempos, recursos y hacer revisiones y control.

2. Encontrar la motivación, esa fuerza que aún frente a obstáculos te permitirá seguir adelante, te dará la paciencia y te facilitará mantener la disciplina que necesitas para llevar a cabo las tareas que te plantees para conseguir tus objetivos.

Leo Babauta de zenhabits, define la energía y el foco como los ingredientes imprescindibles para mantenerte en el camino a tus objetivos y encuentra en la motivación el secreto para alcanzar las metas, sobre todo cuando estas motivado desde el principio del proceso. Para esto, recomienda:

  • Establecer una meta a la vez.
  • Examinar las razones por las que quieres alcanzar esta meta y escribirlas
  • Inspirarse y construir sobre esto, leer sobre el tema, hablar sobre el tema, buscar imágenes, frases, anécdotas, testimonios.

3. De la mano con esta inspiración, nuestro siguiente paso es visualizar, bien sea gracias a imágenes, por escrito o ambas. Lo que mejor  te funcione. Molly Cain, de Glass Heel y colaboradora en Forbes.com, sugiere realizar vision boards (tableros o carteleras de imágenes), que virtualmente pueden realizarse en plataformas como pinterest o que, si se te dan bien las manualidades, puedes elaborar con revistas, tijeras y barritas de goma mientras te distraes en casa.

Si eres más de palabras, puedes comenzar con las listas. Yo particularmente las escribo por separado, cada lista por hoja, que organizo por carpetas (si, de colores) y recurro a ellas casi diariamente o cuando es necesario. Sin embargo, con toda la tecnología a la distancia de un clic, he descubierto listography y Wunderlist (en español) que puedes controlar desde tu laptop o Smartphone. (Pronto dedicaremos más tiempo a hacer listas y a sus ventajas, lo prometo)

4. Dividir o babysteps, es el paso en el que, indudablemente, Cain y Babauta coinciden.

Si bien es cierto que el paso anterior te permite ver tu objetivo general como un todo, este paso te permitirá cortar la “pizza” en trozos que puedes tomar con la mano.

Es el momento de definir micro-metas, los pasos que debes dar para cumplir con tus objetivos.

Desde enumerar los recursos que necesitas, alguna preparación especial, identificar todas tus necesidades y como cubrirlas, paso a paso.

5. Establecer los tiempos, no solo debes poner una fecha para alcanzar tu objetivo, sino también calendarizar el cumplimiento de las micro-metas. Es importante considerar las cosas que se pueden realizar simultáneamente, y aquellas que necesitan mayor atención, dedicación y/o esfuerzo y que, por lo tanto, requieren más tiempo.

Babauta, en su énfasis por la búsqueda por la motivación propone, además, construir anticipación. Nos dice que marquemos la fecha de inicio del proceso para al menos un par de semanas después del planteamiento de la meta y objetivos. Así aumenta la anticipación e, insiste, se incrementan el foco y la energía que ponemos sobre el cumplimiento de la meta.

6. Ser realista durante todo el proceso. En lo que se quiere lograr, cómo, cuándo y dónde. Es el momento de ser coherentes con nuestras habilidades y capacidades. Así, es posible evitar frustraciones, reducir las posibilidades de fallos y decepciones.

Ser realista no implica conformarse con menos pero si requiere, quizá, plazos mayores, micro-metas bien específicas, incluir alguna capacitación o formación, otros recursos que posiblemente no se han considerado.

Es también un llamado al esfuerzo y el empeño que se debe dedicar al cumplimiento de la meta.

7. Compartirlo con los demás… ¿o no?. Opiniones encontradas. Tanto Cain como Babauta destacan la importancia de hablar con los demás sobre esta meta que tanto quieres lograr. Consideran que al anunciar tus intenciones recibes el apoyo de tus allegados, el entusiasmo de tus compañeros, ayuda desinteresada, te exponen a información de ejemplos de personas que han conseguido tus objetivos y esto, a la vez, te compromete a compartir los avances y el progreso que vas haciendo en el camino.

Por una parte, hay un apoyo incondicional y, por otra, una presión que para algunos puede resultar motivadora. Elementos como la vergüenza ante el fracaso pueden ser determinantes.

Para otros, como Jeff Haden, quien habla del cumplimiento de metas dentro de un contexto de “establecimiento de sistemas o procesos”, el silencio durante este proceso es la clave. En este modo se evita el planteamiento de limitaciones y se puede concentrar todo el foco y la energía en, efectivamente, cumplir la meta. Una vez conseguido, dice, habla de esto, compártelo, coméntalo, celébralo.

8. Comprometerse y recordar con uno mismo y a uno mismo.

Revisa las fechas tope, los resultados y celebra el cumplimiento de las micro-metas.

Si fallas, re-comprométete, evalúalas y modifica lo necesario.

Da un seguimiento continuo que te permita tomar decisiones.

Utiliza los vision boards o las listas para imprimir imágenes y frases motivadoras que puedas distribuir en tu casa o trabajo, definir como imagen de pantalla de tu Smartphone o colgar post-its en lugares claves.

 

Y lo más importante, realmente deséalo: que te motive la pasión y no el simple hecho de obtener un logro.

¡Éxito!

 

 

Sobre la autora:

IMG_20140421_192918 - copiaVictoria Medina

Vive en Roma, Italia

Puedes contactarla a través de victoria@presentepresente.com

O seguir nuestro blog Presente

Un estilo de vida