El Silencio envuelve las voces de la inseguridad

silencio
Foto: Flickr – Angela Marie Henriette

Nuestra cultura apoya el esfuerzo individual y la perfección. De hecho, recientemente leí sobre un experimento hecho a dos grupos de personas, uno de los Estados Unidos, y el otro, de Japón. A cada grupo se le enseñaba una imagen que presentaba un individuo buceando en un océano lleno de peces y otras especies marinas. El grupo tenía unos minutos para mirar la imagen y luego se les pedía que recordaran lo que mostraba la imagen.

 diverEl grupo Americano tenía un impresionante recuerdo del buzo. Podían recordar el color de su tanque, su expresión facial, e incluso el tipo de traje que vestía. A este mismo grupo le fue difícil recordar a los peces, las algas, el agua, y la geografía general en el que se ubicaba el buzo. En un fuerte contraste a la habilidad del grupo Americano para recordar al buzo, el grupo Japonés recordaba mucho menos al individuo, pero tenía un dramático recuerdo del ambiente en el que el buzo se encontraba nadando. Describieron, con gran detalle, los bancos de peces, la disposición marina y la situación general en la que estaba el buzo. Los científicos sociales concluyeron que esto hablaba de nuestro (Americano) sistema de valores culturales. Los americanos se agrupan en un mundo que valora lo individual, que se enorgullece de la perfección de los esfuerzos individuales. Las culturas orientales, por su parte, son conocidas por valorar el contexto cultural y la identidad de grupo.

Foto: Flickr

No es que una manera de ver el mundo sea mejor o peor que la otra, pero sí trae a colación una pregunta interesante acerca del enfoque. Recuerda, nuestro prana (energía) sigue nuestro enfoque, y mucho de nuestro prana (recuerda, nuestra energía) pasa a centrarse, enfocarse o incluso obsesionarse, con nuestra situación individual. Esta es otra forma de decir que mucha de nuestra energía pasa por un proceso mental que impulsa a la perfección personal, un proceso de nunca acabar que puede llevar a una profunda sensación de no poder estar, jamás satisfechos, que la vida no es suficiente, y una gran inseguridad y miedo.

¿Por qué sucede esto? Según la sabiduría de Ayurveda y Tantra, esto ocurre porque estamos confundidos (o experimentando avidya – des-conocimiento). Nos hemos olvidado. ¿De qué? De que el continuo proceso a la perfección, una búsqueda para evitar dolor y decepción y ganar cosas que se sienten bien, nos llevan a la falsa creencia de que no somos suficientemente buenos todavía. Nos olvidamos que, en el fondo, se encuentra un pozo sin fondo de apoyo y libertad, y este pozo sin fondo de nuestra propia luz – un puente eterno a la libertad desde la dualidad del bien y el mal, así como una salida a la paz. Es sobre lo que Buddha estaba tan entusiasmado. Jesús lo dijo también cuando nos animó a “que tus dos ojos se conviertan en uno” (por ejemplo: nuestro pensamiento se alinea con el Espíritu).

Toda esta bella filosofía y charla sobre pozos sin fondo puede estar haciéndote voltear los ojos. Puede que sientas que la libertad y la paz son dos estados del ser muy lejanos a tu posición actual. Puede que te estés riendo en este momento. “Si, claro, amiga. Soy una maestra de primaria con dos niños y un marido con alto consumo de cerveza. Mi vida es lo más lejos que puedes llegar de tu escape a la paz.” Lo entiendo totalmente – pero TODOS nosotros tenemos la habilidad de aprovechar lo amoroso, lo invencible…

Ok, entonces, cual es mi puerta secreta hacia lo Divino? Es simple. Es profundo. Y no es siempre fácil de encontrar. Es solo el silencio. Mi maestro, Rod Stryker, lo dice de este modo:

“Saca el tiempo para el silencio. Las preguntas que puedas tener sobre como manifestar estas enseñanzas en tu propia vida no van a nacer de lo racional. Por el contrario, requiere una entrega amorosa. Ya tu eres la realización de las enseñanzas. Siéntate. Haz algunas respiraciones y practica las cosas que te he enseñado. Practica rendirte en tu corazón de corazones. Ya has preparado el suelo para la cosecha de tu propio Ser superior. Ahora debes aprender a cultivar tu jardín constantemente. Con paciencia y disposición a servir aquello que es más grande que tú, tus esfuerzos darán frutos. El silencio envuelve las voces de la inseguridad. Que cuando “recordar” regrese, te enseñe que tu luz es un puente eterno a la libertad y la paz. Que tus buenas acciones de hoy, aunque insignificantes, sean por siempre diferentes por haber probado lo amoroso, lo invisible.”

Pruébalo ahora.

Deja de leer. Suelta la computadora.

Respira profundamente hacia tu propio estómago, hacia tu corazón. Sigue respirando hasta que pruebes una pequeña gota de silencio, y luego dime si no estás, de algún modo, grande o pequeño, más cerca del cielo.

Puedes encontrar el artículo original en Parayogini

Sobre la autora:

Silcox profileKatie Silcox

Encuéntrala en: www.katiesilcoxyoga.com – Facebook: Katie Silcox

Katie Silcox es una yoguini, autora, profesora inspiracional y mentora de una red a nivel mundial de buscadores vibrantes de evolucionar. Es la autora del libro, próximo a ser publicado,Healthy Happy Sexy: Life + Soul Balance Through Ancient Ayurveda (Saludable, Feliz, Sexy: Balance de Vida + Alma a través de la Antigua Ayurveda). En 2009, fue nombrada una de las Mejores Profesoras de Yoga en San Francisco Menores de 30 Años, por Common Ground Magazine y ha calificado entre los 70 Yoguis Cambiando el Mundo por Origin Magazine.